Jueves 28 de Diciembre 2023
UÑAS

Una persona casi pierde el dedo en el inodoro por un insólito motivo

La afectada vivió un momento inesperado

El procedimiento trajo serios problemas a una clienta. Fuente: (Twitter)
Escrito en TODOS HABLAN DE ESTO el

Sin dudas, entre las tendencias de la moda y estética, las uñas esculpidas se han convertido en uno de los fenómenos más populares y aclamados por el público. Personas de todas las edades, en todas partes del mundo, acuden a esta práctica frecuentemente, a fin de lucir espectaculares de pies a cabeza. Sin embargo, cada tratamiento de estas características cuenta con consecuencias no tan agradables.

El método no deja de ganar fanáticos. Fuente: (Instagram)

Si bien se trata de un hábito recurrente entre las damas, ya sea como clientas o como profesionales, la práctica de uñas esculpidas no es exclusiva ni discriminatoria. Hoy, especialmente gracias a la llegada de las redes sociales, es posible detectar el éxito o fracaso de un suceso masivo desde la comodidad de casa y con tiempo de sobra. Para desgracia de sus aficionados, sin embargo, las cosas pueden salirse de control en cualquier lugar e inesperadamente.

El arte sobre las uñas es cada vez más solicitado. Fuente: (Instagram)

Durante el primer tramo del año, una dama se volvió noticia en portales de todo el mundo por evidenciar uno de los peligros que produce la práctica de las uñas esculpidas. La afectada, que al momento del hecho se hallaba en el váter del centro de estética donde había sido atendida, entró en desesperación al intentar dar con el botón del inodoro, puesto que su dedo quedó atorado.

La usuaria, en problemas. Fuente: (Twitter)

Entérate de todo antes que nadie

A pesar del estrés de la situación, la clienta intentó mantener la calma y el buen humor. Entre las numerosas bromas que surgieron en el momento, la protagonista de esta historia era auxiliada por las propias profesionales del centro, que, tras intentar solucionar su problema sin éxito, recurrieron a otras personas. Tras un forcejeo que duró lo suficiente para volverse noticia, la afectada consiguió librarse de la placa que vestía al botón del váter, que debió ser destruida. Sus uñas, por otro lado, permanecieron intactas.